Colaboraciones, Cosas del blog, Ser mamá

#dialactancia: un día para celebrar!

¡Hoy estamos de celebration (como decía la Rosa de España en Eurovisión)! Hoy día 1 de Agosto, como ya sabéis, es el día mundial de la lactancia materna! Y estamos súper felices de unirnos a este carnaval de blogs para este día tan señalado para nosotras.

día internacional de la lactancia materna

Antes de ni siquiera quedarme embarazada, siempre he pensado que la lactancia era una de las cosas más bonitas de ser madre y desde que supe que iba a ser mama, tenía claro que quería amamantar a mi bebe siempre y cuando me fuera posible físicamente.

La verdad que para nosotras la lactancia ha sido un camino de rosas… la piccola se engancho súper bien desde el primer momento, y a parte de alguna pequeña molestia al principio, no tuve mayores problemas. Así que ha sido todo mucho más fácil que en otros casos que conozco. También tuve mucha suerte porque en el hospital donde di a a luz, todas las enfermeras eran muy fans de la lactancia, con lo que se involucraban al 100% para que las mamas diéramos el pecho. Y sobretodo, me ayudaron muchísimo a entender como hacer para evitar grietas y mala succión por parte de la piccola. Es cierto que la primera semana tenía un dolor tremendo en los pezones cada vez que Chloe se enganchaba, pero pasaban dos minutos y el dolor desaparecía convirtiéndose en una pequeña molestia, que valía mucho la pena con tal de ver a mi piccola comer con tanto gusto.

Mi gran batalla con la lactancia no fue la parte física, sino la emocional. En mi familia, todas las mujeres (mi madre, mi abuela, mi tía, mi otra abuela…)  a los 3 meses ya «no tenían leche buena para sus hijos» y tuvieron que empezar a dar una ayuda con el biberón, haciendo así que poco después dejaran de tener leche, porque efectivamente al no ser suficiente para el bebé al final dejan de producirla.  Este miedo lo tenía incluso de que naciera la piccola, pero gracias al grupo de preparación al parto entendí que no existe semejante afirmación de que la leche de una madre no sea buena para su bebe, como dijo la matrona que nos impartió el curso «Si la madre tiene leche es la mejor opción para su bebé, distinto es cuando la madre por cualquier motivo no produce leche.»

Obviamente yo me quedé con esa segunda afirmación, pero cuando llegué al casi tercer mes, tuve de visita a mi abuela paterna y mi tía en casa. Justo en ese periodo la forma de los pechos me estaba cambiando y parecía que estaban menos hinchados que al principio. Nosotros siempre hemos lactado a demanda, así que nunca llegaba a mirar el reloj, sino que cuando la piccola lloraba y no era el pañal, yo la enganchaba rápidamente para que comiera. Desde que tuvimos aquí la visita de mi tía y mi abuela, cada vez que le daba el pecho me encontré que mi tía controlaba el reloj…  entonces llegó la gran frase «Ainara, ¿quieres decir que tienes suficiente leche? Le acabas de dar el pecho no hace ni 2 horas!!» Ella estaba toda alarmada!! Y siguió «Y anteriormente ha comido que han pasado solo 2 horas. Esta niña no llega a las 3 horas sin comer. Deberías pesarla porque parece que te pasa como a mi, y tu leche a ver si no la va a llenar lo suficiente!» Al prinicipio me negaba a escuchar y darles la razón, simplemente respondí con un «Tieta, en el hospital me han dicho que de el pecho a demanda. Y eso de las 3 horas es más bien para los niños que toman biberón» Pero debo admitir, que después de escucharlo varias veces… la duda se apoderó de mi. De modo que por primera vez la llevé a la farmacia para pesarla (la única vez que la he pesado fuera de las visitas pediatricas!) y no había cogido tanto peso como de costumbre… con lo que empecé a preocuparme!

Por suerte, tuve el apoyo del papi que me decía que la niña estaba perfectamente, que no había más que mirarla! Que crecía y que los pijamas se le quedaban pequeños por lo que no había necesidad de preocuparse. También seguí muchas de vuestras experiencias por el blog, con lo que me ayudaron mucho a reforzar mi idea de lactancia y así, seguí adelante sin pensar más en si mi leche era buena o no, me convencí a mi misma de que por supuesto tenía leche y de que la niña estaba fenomenal!

Y no hay más que demostrar… llevamos casi 11 meses disfrutando de la lactancia! Los 6 primeros era a demanda y exclusiva, y a partir del sexto mes hemos empezado con el BLW y la alimentación complementaria que nos está yendo fenomenal!

lactancia materna

La piccola está enamorada de la teta, la utiliza para todo: consolarse, dormir, hacerle pasar el dolor de dientes, relajarse cuando está nerviosa, sentirse protegida cuando le cambiamos su ambiente, beber y comer cuando alargamos la hora de la comida… pero sobretodo, le encanta para estar pegadita a su mama y compartir nuestro gran momento.

Y ahora que nos acercamos al primer año de Chloe, nos afrontamos a un nuevo reto, la típica y aburrida frase: «¿Aun toma pecho?» o «¿Hasta cuando le piensas dar el pecho!?» Respuesta bien fácil… hasta que ella quiera! 🙂

Y con esto os dejo un video ideal donde los expertos de tetas nos cuentan ¿A que sabe la lecha de mamá?

Feliz fin de semana y buenas vacaciones para las que ya estáis disfrutando de ellas!

Pd. A pesar de que he explicado 1000 veces a mi tía y abuela como es esto de la lactancia, y que no hay forma de que la leche de la madre no sea buena para el bebé…. continúan aun sorprendidas de que yo siga teniendo leche! En fin… 🙂