Celiaquia de la piccola, Chloe & Olivier, Experiencias

¡Reconoce que eres celíaca!

Como ya hemos hablado en este blog y en las diferentes redes sociales… hace poco más de un mes a la piccola Chloe le diagnosticaron que es celíaca. Una enfermedad muy “de moda” que esta presente en muchas familias, y cada vez más… Justo este mes han hablado del tema en el blog de las malasmadres (soy muy fan y lo leo cada día con mi café) por suerte estoy bastante informada y no me he llevado ninguna sorpresa mientras leía el articulo, ya que tuvimos una muy buena pediatra que nos explicó todo!

Pero hoy quiero hablaros de lo importante que me parece que es reconocer el problema a tiempo y lo esencial que es para afrontar esta enfermedad de la mejor forma posible. Siempre he dicho que esta es de las enfermedades, una de las mejores que le podían tocar a la piccola Chloe…dentro de lo malo, no es para nada malo!  ¿Que mi hija no podrá comer pan o pasta como nosotros? ¿y a mi que? Si que me sabe mal que habrán mil cosas que se morirá de ganas por probar y quizás nunca pueda…. Pero bueno, puede vivir tranquila sin antibioticos, ni operaciones, ni malestar constante… Basta seguir su dieta! Y es que viendo lo visto, tarde o temprano TODOS seguimos dietas…será esta sociedad en la que vivimos que nos empuja a ello, pero por norma general todos vivimos esclavos de nuestros kilos de más!

crecer con la celiaquia

Algunos de los muchos productos que se encuentran aptos para celíacos

Hay quien dice que vaya faena esto de estar atentos a todo, y si, es cierto que no solo se basa en no comer pan o pasta, hay más cosas detrás que hemos de estar todos atentos y hemos de aprender a vivir con ello. Pero desde mi punto de vista, lo más importante es que ella aprenda a vivir con ello. Creo que es importante que ella entienda su enfermedad, que sepa lo que no le hace bien y que conozca los alimentos que puede y como los puede comer.

Justo en los comentarios  del post de las malasmadres que os comentaba más arriba, habían personas que comentaban como en algunas familias trataban la enfermedad de su hija como algo tabú, que la niña o niño no conocía bien su enfermedad para no asustarle y que por ello si les invitaban a fiestas donde no todo era sin gluten no les podían dejar ir. A mi parecer es una de las actitudes más equivocadas dentro de esta enfermedad! No por faltar a nadie…puede que dentro de mi ignorancia o porque aun no he llegado a cierta edad de la piccola lo piense así. Y es que según me dice mi instinto, si sigues esa actitud no vas a hacer más que discriminar a tu hijo, ya que si no es todo apto para él, tu mismo como padre o madre le estas privando de un mundo que si el tuviera conocimiento podría tener absoluto control y no existiría necesidad de aislamiento.

Por ejemplo, os hablo de la piccola Chloe, ella con sus 22 meses empieza a entender lo que puede y lo que no puede comer.  La primera vez que oi de su voz “mama, questa mala panxa” (mama esto duele a la barriga en su medio italiano catalán) no me lo podía creer!! Y es que ella nada más ver que nos traen pizza para picar cuando hacemos un aperitivo, o si ve pan en la mesa…ella ya reconoce y sabe que eso le hace mal a la barriga. Si bien es cierto que en casa intentamos evitar el pan o ciertos alimentos que ella no puede comer, es imposible evitar que no los encontremos jamás de los jamases! Y es que para ello deberíamos quedarnos encerrados en casa ya que el gluten se encuentra en todas partes. Así que desde el principio tanto yo como su padre, cada vez que no hemos podido evitar que se encuentre con algún alimento que no puede comer, se lo hemos dicho de forma sencilla y natural: “carinyo, esto hace pupa a la barriga de la chloe” y ella con su cabecita decía “siiiii” y es que parecía que ella recordara lo mal que se encontró durante ese periodo, pobrecita parece que aun lo sienta.

crecer con la celiaquia

La piccola comiendo una de sus galletas que no le hacen dolor a la barriga

De esta forma tan natural y sencilla, la piccola ha ido asimilando los alimentos que le hacen daño y los que no. Lo único que le crea confusión es la pasta. Y es que no me extraña, imagínate que follón debe ser para ella ver un alimento de aspecto idéntico y que a veces si que puedo y otra me dices que me duele a la barriga. Pues claro, se queda toda loca!! Y acaba llorando desesperadamente porque quiere si o si su pasta, su querida pasta que tanto le gusta, haciendo honor a su nacionalidad.

Asé que en resumidas cuentas, después de esta reflexión, creo que a los niños se les debe dar la responsabilidad de conocer su enfermedad y saber lo que pueden y lo que no pueden comer. Solo así lograran ser autónomos y no cerrarles puertas ni crearles tabús innecesariamente ya que sino, se corre el riesgo de que cuando sean más mayores se escondan con su problema y que en ocasiones deban comer algo que no pueden solo porque no saben afrontar lo que tiene  y piensan que igual les juzgan por algo tan tonto y simple.

Hablo desde mi corta experiencia como madre de una niña celíaca, puede que por aquí haya alguna otra madre con alguna vivencia o punto de vista diferente, y si así es te invito a comentar y compartir diferentes opiniones ya que en este blog no estoy para juzgar sino para aprender y ayudar, y como puedes ver el tema me interesa! 🙂 

banner subscriptores