Chloe & Olivier, Niño/a, Ser mamá

La privacidad de la piccola Chloe

Siempre he sido una persona muy social en el mundo 2.0, enganchada a Facebook y otras redes sociales, por lo que  he compartido muchísimos eventos, momentos y pensamientos com mis amigos y familiares. Imagino que el mayor motivo por mi pasión a estas redes es el hecho de sentirme más cerca de los míos e informarles de lo que hago con mi vida. Desde los 18 años que he vivido en varios países, así que cuando nació Facebook se me abrió una super puerta para poder mantenerme en contacto con los míos dondequiera que estuvieran y de una manera muy fácil, basta subir una foto hacer click y todos podían ver lo que estaba tramando.

Con el papi ya habíamos pactado que en cuanto naciera la piccola no subiría fotos de ella. «Ahora ya hay whats app y lo puedes mandar por ahí» me dijo, y tenía razón. Así que cuando empecé el blog me propuse no subir ninguna foto o al menos, ninguna donde su carita fuera visible. Me parecía un tanto arriesgado y sobretodo, una falta de privacidad para ella.

Pero nada fue como dijimos, el 9 de Septiembre del 2013, con el nacimiento de una hermosa y mágica florecilla, ambos, tanto el papi como yo, sentimos una fuerte necesidad de gritar al mundo entero la llegada de nuestra piccola. ¿Y como lo hicimos? A través de IG publicando su primera foto! Era tan preciosa, que el mundo no se podía perder esa carita dulce -pensamiento de padres primerizos totalmente enamorados-. así que sin darnos cuenta ya habíamos entrado en el juego… cada carantoña bonita que ponía, cada movimiento que hacía era una buena excusa para darlo a conocer a todos! Las semanas pasaban y aunque me había dado cuenta que había roto nuestro pacto, seguimos haciendo como sino pasara nada, porque en el fondo estábamos tan in love por las nubes que no podíamos parar de dar a conocer al mundo el mayor espectáculo de nuestras vidas.

Después de varios meses, el primero en caer de esa nube fue el papi. Una noche me dijo «No dijimos de no publicar fotos de la piccola en las redes?» Y yo le dije «Yaaaa… pero tu también has subido montón de fotos» (No hay mejor defensa que un buen ataque). Así que sin querer reconocerlo, seguí con mi rol de madre orgullosa y continué subiendo fotos y compartiendo cada paso que daba la piccola. Me gustaba que la gente viera como crecía, lo que hacía, que empezaba a gatera, las caras de picara que ponía, cuando comió su primer alimento…

Hasta que hace un par de semanas encontré un post sobre la privacidad de la imagen de los niños en internet.. y fue ahí cuando me di cuenta de la promesa que habíamos hecho con el papi. Fue entonces cuando me caí yo también de mi nube y decidí no volver a postear fotos donde se pueda ver por completo la cara de la piccola. Es por este motivo que últimamente, todas las fotos de Chloe que subo en el blog no dejan ver su bonita carita.

figlionline-750x500Foto: sacada del blog de Machedavvero

Este blog es de una chica italiana que vive en Londres y nos habla sobre su maternidad, cosas de la ciudad y su día a día. Ella no publica nunca fotos de su hija Viola, y en ese post nos explica porque. Aunque el post está en Italiano, aquí os hago un resumen de lo que habla para que entendáis porque me abrió los ojos. Chiara no solo habla como mamá, sino también como bloger.

  1. LAS FOTOS QUE PUBLICAS ONLINE NO TIENES EL CONTROL: Inicialmente explica como durante el embarazo publico una foto de su tripa y en pocos días estaba girando por la red y encima hubo quien se la apoderó y añadió un texto como si fuera su propia foto. Resultado, su foto ya no era suya! Obviamente eso no le hizo ninguna gracia, y menos le haría si se tratara de la foto de su hija. Ella también critica lo peligroso que es Facebook que aunque nos vendan que es privado, hay muchas empresas que tienen acceso a nuestros datos, sino, porque para entrar en ciertas paginas nos piden un login con Facebook?
  2. LE QUITARIA A MI HIJA LA LIBERTAD DE GESTIONAR SU IMAGEN ONLINE?: Cuando nosotros éramos pequeños no existía el mundo online, la única forma que nuestros padres podían exhibir una foto nuestra era poniéndola en el mueble del recibidor de casa, la cual verían todos los que entraran. ¿Cuantas veces nos hemos avergonzado de una foto nuestra de cuanto éramos niños? Nuestros hijos serán la primera generación que sus padres han tenido redes sociales, con lo que desconocemos como una indefensa foto que hemos colgado cuando era pequeño podría afectarle en el momento que decidan de tener una imagen online en el futuro. Un psicólogo que habla en el articulo de la imagen, dice que nosotros como padres al colgar una foto online de nuestro hijo, le estamos ya dando desde nuestro punto de vista una identidad virtual antes de que tenga una verdadera identidad personal. También habla de respecto, respecto por su familia en el momento de elegir que querrá hacer con su imagen cuando será más grande y tendrá conocimiento.  
  3. CASI SIEMPRE ES SOLO EL ORGULLO DE LOS PADRES: Como os decía al principio, ella dice que tantas veces para poder actualizar a los amigos, conocidos y familiares de cuanto es bonito/a, divertido/a, gracioso/a, basta utilizar whats app o incluso, los mails. El hecho que sintamos la necesidad de poner fotos de nuestros hijos online, para que los vean desde varias redes sociales, es normalmente un orgullo para los padres que no una necesidad real. Afirma conocer ese sentimiento, porque a ella le gustaría publicar fotos de su bellissima Viola como mínimo una vez al día.

Obviamente como mama y bloger profesional, ella tiene especial cuidado con lo que postea. Es muy conocida e incluso la reconocen por la calle, por lo que no querría eso para su hija. Yo, desde mi punto de vista comparto algo de lo que ella comenta pero también es el miedo de que las fotos de la piccola lleguen en manos equivocadas. Sé que es algo paranoico… pero no me gustaría que algún día pasara algo y quien le haga daño que sea alguien que le ha seguido la pista a través de las redes sociales. Creo que eso sería algo que no me podría perdonar jamás… Así que, me declaro madre paranoica numero 1! 

Al menos por ahora pienso así… igual con los años me relajo, quien sabe! jajajaja Pero por el momento prefiero quedarme los primeros planos de Chloe para nuestra privacy.

¿Y tu, que piensas de mostrar las fotos de nuestros piccolos/as online? ¿Te ha dado la paranoia alguna vez? Abro un debate que me parece completamente libre y que seguro que cada uno tenemos nuestras motivaciones!