Bebé, Ser mamá

Mi experiencia con el segundo parto, Bienvenido Olivier!

Hacia días que esperábamos su llegada, la fecha presunta para el parto era el 1/11 pero como segundo embarazo seguía con la esperanza de que llegara antes. Pasaron las 41 semanas y aún no aparecía, su padre continuaba diciendo que llegaría el 11/11 y yo me moria por dentro pensando en que tenia que esperar tantos días. 

Pero no, parece que Olivier esperaba el día del cumple de su hermana, el día 9, para llegar a nuestras vidas! 

Fue una mañana diferente, me desperté con ganas de comprarle algo y deje todo lo que tenia que hacer para irme de shopping. Disfrute de un buen tiempo para mi en el centro comercial, compré ropita para la piccola y nada para él, no encontré nada que me gustara 🙁 

Mas tarde me fui a comer con mi amore a casa la nonna y por la tarde fui a buscar a la piccola. Eran sobre las 17:00 de la tarde y estaba en casa con la piccola que pintaba y hacia de maestra a sus amigos imaginarios, mientras yo estaba planchando un poco. De repente, lo sentí de nuevo… una pequeña fuente de líquido caliente que me bajaba por la entrepierna. ¿Que ha sido eso? Me suena! ¿Serán las aguas? (por si no lo sabes en el primer parto también rompí aguas) Espero otro poco incrédula todavía y pensando que igual se trataba de un poco más de flujo de lo normal… espero otros 2 minutos, sigo planchando y ¡otra vez! Me voy al lavabo, esta vez con una piccola asistente que me sigue. Me bajo todo para ver que ha pasado. ¿Mama te has hecho pipi encima? Pregunta una piccola sorprendida.

“Nooo amore, mama ha roto aguas,

creo que esta llegando Olivier.”

Y ahí tenia una piccola emocionadísima, saltando y gritando “Que llega mi hermanito” acompañado de risas y mirándome ahí abajo para ver si salía…  

Mensaje al papi “Llámame, creo que he roto aguas” me llama, yo le explico y me dice que apaga todo y viene. Yo me preparo tranquilamente, cojo la bolsa del hospital, documentos y me cambio. Continuo con las perdidas y la Chloe me va mirando extrañada.

Y ahora donde van mama y papa?” le pregunto a Chloe.

“Al hospital” dice la piccola

“Quien viene a dormir contigo?” digo yo

“La nonna” me responde ella

Parece que lo tiene todo bastante claro, gracias a uno de los tantos libros que hemos leído debo decir.

Llega el papi, luego la nonna, nos despedimos, le volvemos a contar que vamos al hospital y que cuando nos volvamos a ver será con Olivier, y nos vamos. Tenemos a una piccola contenta y comprensiva así que me voy al hospital lo mas tranquila y relajada que podía irme. 

Aun no me habían empezado las contracciones con dolores, pero imaginaba que como la otra vez estarían por llegar. Llegamos al hospital me hacen monitores y una visita la ginecóloga, así me confirman que he roto aguas además de estar dilatada de 3-4 cm. Aun no tenia dolores pero empezaba a sentir como llegaban las contracciones. A las 19:10 me pasan a mi habitación donde volveré junto a Olivier. Me dicen que me relaje y les avise en cuanto las contracciones empiecen a ser dolorosas… ¿dolorosas cuanto? Ya no me acordaba exactamente de la primera vez, parece que he olvidado todo, bueno casi todo. Es increíble como con el paso del tiempo se olvidan ciertas cosas y otras no, parece que nuestra memoria selectiva lo haga apropósito. Eso si, yo tenía más “miedo” este segundo embarazo que el primero. Sabía lo que me esperaba y temía ese fatídico momento que vagamente recordaba pero que sabía que había dolido.

Empezamos a caminar por los pasillos junto al papi para acelerar el proceso y sobre las 21:00h empiezo a sentir dolores bastante fuertecitos. No estoy segura si era a ese dolor a lo que se referían así que espero un poco más hasta que no puedo caminar y llamo a una matrona. Me pasan a la ginecóloga a eso de las 21:30, me visita y parece que ya estamos a 6 cm. “Rápido rápido vamos a sala parto” le dice a la matrona. Mientras me mira me dice “Tu bebe esta por llegar”. Así que nos vamos a sala parto y ahí empieza la fiesta. 

Por suerte tengo el mejor hombre a mi lado para la tarea, como ya dije en el parto de Chloe, es fuerte, corajoso, divertido, me sostiene, anima y hace de todo para ayudarme a pasar ese momento de la mejor forma posible. Una vez más fue un pilar imprescindible en el parto. Me daba la mano, me ayudaba a respirar, me recordaba lo pronto que veríamos a nuestro piccolo y me repetía lo mucho que me quería. ¿Y quien no se anima así?

Tuve varias contracciones fuertes, pero bien rápido la matrona me dijo que ya teníamos la cabeza de Olivier que asomaba… Parecía que ya estaba fuera cuando de repente me da la sensación que todo se ha bloqueado.  Ella me pedía que solamente empujara cuando tuviera contracciones (al contrario que en el parto de Chloe) así que entre contracción y contracción sentía un dolor bastante pronunciado, y encima el tiempo se me hacía eterno. Incluso llegue a preguntar ¿Porque no tengo más contracciones? Parece que solo pasaban un minuto y poco, pero a mi me daba la impresión que pasaba una eternidad. Lo que hace el dolor… jejeje

Después de 4 empujadas bien hechas… nuestro piccolo llegó al mundo y acto seguido me lo pusieron en la barriga para sentirnos mutuamente y acabar de enamorar locamente de él! 

experiencia segundo parto

La verdad que fue un parto muy rápido y fácil… no me puedo quejar, porque con la de cosas que se oyen o leen a una siempre le vienen los miedos. Pero por suerte no hubieron complicaciones ni nada parecido y el piccolo esta fuerte y sano como Hercules (como le llama su padre porque tiene mucha fuerza). ¿Como fueron vuestros partos? ¿Que diferencias notasteis entre el primero y el segundo?

firma NAryta

banner subscriptores