Colaboraciones, Consejos, Ser mamá

Cuando descubrí que la homeopatía podía ayudar con la lactancia…

Como ya sabéis soy muy fan de la lactancia prolongada en los primeros años de vida del bebé. Yo estuve dando el pecho a Chloe felizmente durante 2 años hasta que finalmente por varios motivos como ya os expliqué, nos despedimos de la teta por el bienestar emocional de ambas de nosotras. Volví a ser madre por segunda vez en Noviembre del año pasado, y sigo dando el pecho al piccolo Olivier con sus 10 meses de edad. Debo decir que es mucho menos demandante que su hermana, pero obviamente mi idea es hacer como con ella, darle el pecho siempre y cuando ambos seamos felices con ello.

Hace tiempo publiqué un post en el que hablaba sobre la crianza natural sin filtros y al más estilo animal, donde instintivamente y con lo mínimo una madre podría criar a un bebé feliz. En ese post hablé sobre la importancia de la lactancia materna a lo que muchas de vosotras, os lanzasteis contra mi en los comentarios porque no siempre es posible instaurar este tipo de lactancia. Ahora, después de 4 años como madre, entiendo a esas madres… he visto madres que por elección no han dado el pecho, otras que por problemas del bebé no han podido, y unas pocas porque no les ha subido la leche.

IMG_3997

He leído mucho sobre lactancia, me he informado e incluso estuve pensando si formarme y hacerme asesora de lactancia… y aunque en mi cabeza no entra la idea de que a una madre que acaba de dar a luz a su bebé, no le suba la leche, sé que a algunas de vosotras os ha pasado. Por eso cuando leí un articulo sobre como la homeopatía podría ayudar a una madre con este tema, se me iluminaron los ojos de la emoción! Como explicaba el Dr. Jorge Manresa, pediatra, experto en homeopatía, profesor del CEDH y bloguero en Hablando de Homeopatía “cuando la lactancia no se produce o disminuye la secreción de leche, hay medicamento homeopáticos que pueden ayudar a promover la producción de la leche sin que ésta se vea alterada

¿No os parece una super buena noticia! ¿No crees que si te encuentras en esta situación merecería la pena probar?

Sinceramente fue leer este articulo y pensar en muchas de vosotras, de ahí que me animara a escribir un post al respecto, porque si con esto puedo ayudar aunque solo sea a 1 mami, para no abandonar su lactancia y poder seguir amamantando a su bebé, ya me consideraré feliz de haber compartido esta información.
No cabe decir que la homeopatía también puede ayudar con otras alteraciones físicas leves durante la lactancia, y que requieren la toma de medicamentos como, por ejemplo, los procesos catarrales, la migraña, nerviosismo o incluso hemorroides.

Recien nacido¿Que tipo de medicamentos hay en el mercado?

En Mi bebé y yo, encontré una lista de medicamentos homeopáticos que se pueden utilizar para favorecer la subida de la leche:

Actaea racemosa 9 CH: Utilizada durante el trabajo del parto para favorecer la dilatación uterina, también ayuda a la subida de la leche cuando tarda en aparecer. Asimismo, es útil durante el embarazo, en el tratamiento de los síntomas del síndrome premenstrual e incluso en el tratamiento de la artrosis cervical: actúa sobre la contracción de los músculos, garantizando un efecto relajante.

– Pulsatilla 9 CH: Este producto se aconseja en el caso de que el pecho esté blando y duela, o bien tenga escaso o ningún flujo de leche. Se extrae de la anemona pulsatilla, una planta que crece de forma espontánea en los prados. Actúa, sobre todo, sobre las mucosas respiratorias y sobre las secreciones, y está indicada especialmente para las mamás un poco ansiosas, que temen no poder dar el pecho a sus hijos o bien no poderlo hacer adecuadamente.

– Urtica urens 9 CH: Se trata de la dilución de la ortiga, útil cuando aparecen problemas que bloquean el flujo de la leche. Podría ser el caso del retorno del ciclo menstrual de la mamá: después de parto, pueden tener lugar alteraciones de este tipo.

– Ricinus 5 CH: Antes de cada tetada, y en esta dilución, consigue estimular la producción de prolactina. Por el contrario, otras diluciones, como 30 CH, son útiles para frenar la producción de leche.

– Lac caninum 9 CH: Se trata de otro remedio útil en el caso de que la mamá quiera concluir la lactancia materna. Es más eficaz el Ricinus 30 CH, pero el Lac caninum está especialmente indicado si la mamá sufre dolor de cabeza.

Cuando tienes ese gran deseo de dar el pecho a tu hijo, seguro que cualquier pequeña posibilidad de éxito debe valer la pena probarlo. Yo por suerte con ambos embarazos he tenido una buena subida de la leche, y he podido amamantar a los piccolos siempre que lo han necesitado. Pero como he oído historias tan tristes de mamis que no han podido, este descubrimiento me ha puesto muy feliz. Es una pequeña puerta de esperanza para esas mamis que tengáis dificultades con vuestra lactancia.

¿Tuviste una lactancia feliz? ¿O por el contrario no pudiste dar el pecho y te ha quedado esta espinita? Si habéis probado la homeopatía para mejorar tu lactancia, déjanos el comentario con tu experiencia que seguro que podremos ayudar a otras mamás.

banner subscriptores