Crianza respetuosa, Experiencias, Ser mamá

Así es como hemos logrado reducir las rabietas de los 2 años en menos de 1 mes

Cuando eres madre primeriza todo parece bastante fácil… simplemente tienes que dejarte llevar, escuchar tu intuición de madre y responder a las necesidades naturales y fisiológicas de tu bebe. Esta todo yendo viento en popa pero siempre encuentras madres de tu alrededor que te van recordando una y otra vez que esto no es así de fácil para siempre y que llegarán tiempos peores. Muchas te hablan de los temibles 2 años pero tu sigues convencida de que a ti eso no te pasará, que tu bebé será siempre un cielo y que no tenemos porque todas pasar por lo mismo.

Pero los 2 años se acercan muy rápidamente y cuanto más cerca estas, más recuerdas las voces de esas madres… recuerdas una y otra vez ese adjetivo tan feo, “temible” y te das cuenta que tenían razón! ¿Que le ha pasado a ese dulce bebé que lloraba con justificación y que podías controlar bastante fácilmente? Ahora se ha convertido en un niño “llorón” que a la que le dices que “No” te monta un drama. Incluso hay casos, como con nuestra piccola, que se le podría nominar a los Oscar por el gran performance dramático que se marcan… ese momento cuando después de un NO por tu parte te encuentras con una piccola lanzada por el suelo, dando patadas a diestro y siniestro y que no hay forma de hacerle entrar en razón.

¿Te suena esta escena?

Nosotras empezamos con esto de las rabietas poco después de su primer cumpleaños y ya os conté que me volvía loca y no sabía controlarla, pero después de casi 2 años de prueba y error, finalmente encontré el mejor aliado del planeta… el libro “Ni rabietas ni conflictos!” de Rosa Jové. Como ya he dicho en varias ocasiones, esta mujer me ha salvado la vida en muchos momentos y me ha ayudado tantísimo a entender a la piccola.

¿QUE SON LAS RABIETAS?

Como bien sabemos los niños pequeños no saben entender, manejar ni canalizar sus emociones… es nuestra tarea ayudarles a conocer y controlar las emociones poco a poco. Solo podemos guiarles y hacerles el camino más fácil, porque no hay formula mágica que lo haga. Más bien como todo en el mundo infantil, se trata de fases que todos deben pasar y que nosotros simplemente hemos de estar ahí para apoyarlos y guiarles. No se puede pretender que un niño de 2 o 3 años entienda porque se enfada, se frustra, está triste, o cualquiera otra emoción. Para ellos las emociones son algo nuevo que deben aprender lo que son, para así poco a poco aprender a canalizarlas y responder a ellas de la forma más correcta.

Sabiendo este punto tan importante, podemos definir las rabietas como….

La forma que nuestros hijos expresan la frustración y enfado ante una situación que ellos consideran injusta o una necesidad que no estamos logrando cubrir.

Considero que lo peor que podemos hacer como padres es no darles importancia, ya que sería como dejar de lado a nuestros hijos, no dar importancia a lo que sienten o necesitan en un preciso momento y sobretodo, estaríamos dañando su autoestima y su confianza hacía nosotros (que conste, que esto último no lo digo yo, sino que lo he sacado de Rosa Jové, psicóloga infantil).

como reducir las rabietas

¿COMO HEMOS REDUCIDO NOTABLEMENTE LAS RABIETAS?

Te debo decir un secreto simple pero eficaz… La mayoría de las rabietas se pueden evitar! ¿Y eso? Pues porque la mayoría de las veces los culpables de las rabietas de nuestros hijos solemos ser los padres! Lo sé, puede ser un poco frustrante como padre/ madre pensar que es todo culpa nuestra. El papi no lo ha aceptado muy bien cuando se lo he dicho, pero te lo voy a explicar con un ejemplo: Tenemos a un piccolo en la cocina y de repente lo vemos que tiene un cuchillo en la mano. Nos enfadamos y de forma inmediata vamos y le quitamos ese cuchillo por miedo a que se haga daño. No todos, pero algunos padres incluso chillaran o hablaran mal a su hijo porque ha cogido el cuchillo.

Analicemos la situación:

  1. ¿Quien ha dejado el cuchillo al alcance del niño? Seguramente ha sido un adulto despistado que no ha previsto que su hijo vaya a coger el utensilio y jugar con él.
  2. ¿Porque nos enfadamos con nuestro hijo? Enfádate contigo mismo… el no tiene la culpa, simplemente ha cogido un utensilio nuevo y esta probando a ver como funciona. Su curiosidad le lleva a querer tocar y entender todo lo que le rodea.
  3. ¿Crees que tu hijo de verdad entiende a los 2 años con lo que puede o no puede jugar? ¿Crees que entiende que algo es peligroso? Sinceramente la respuesta a ambas es NO, un niño de 2 años de edad no entiende que se puede hacer daño… es justo que se lo expliquemos, pero con calma y sin enfadarnos. Y lo más importante, no es justo que nos enfademos si no lo entiende a la primera… simplemente, porque aun no tiene edad para comprender ciertos términos y conceptos!

Entonces, desde que he entendido y he madurado este concepto, desde que he aceptado que yo soy una de las que mejor puedo evitar una rabieta, la cantidad de lloros y conflictos con la piccola Chloe se han reducido drásticamente.

como reducir las rabietas

TÉCNICAS PARA REDUCIR LAS RABIETAS

Claro, no todo es culpa nuestra. ¡Faltaría más! No podemos controlar todo y evitar todos los conflictos que puedan tener nuestros hijos con el mundo, simplemente no está en nuestra mano. Por este motivo, comparto algunas técnicas que a mi me han funcionado muy bien para lograr amansar y tranquilizar a la piccola en un momento de enfado. Obviamente no son técnicas milagroso ni 100% eficaces en todas las circunstancias, pero a base de prueba y error hemos ido logrando reducir las rabietas en muchas ocaciones.

Distracción

En esta casa de siempre somos los reyes de las distracciones… y es que desde bien pequeñita cuando la piccola lloraba era muy fácil distraer su atención a otra cosa. Por ejemplo llora porque quiere salir fuera a la calle, pues allá que voy con mi expresión más sorprendida del mundo acompañado de un “Uauuuuuu, he oído la Elsa que canta en tu habitación!!!! Ves a ver que hace que seguramente quiere jugar contigo!!!” Basta conocer a nuestros hijos para saber algo que les hace mucha ilusión y que les llama mucho la atención, para dirigir su atención hacía esa otra cosa.

Negociar

Nunca he sido una gran negociante, pero desde que soy madre estoy descubriendo facetas de mi misma que desconocía…. así que otro técnica que utilizo mucho es darle elección y negociar. Por ejemplo, si llora porque quiere ponerse un vestido pero vamos a la escuela y en ese momento no se puede, le digo “Amore, no te puedes llevar el vestido al cole pero si quieres puedes llevar la Kitty o la Minnie para enseñársela a tus amigos” Muchas veces esta simple técnica coge su atención con lo que se relaja y acepta llevar una de sus muñecas y dejar el vestido para la vuelta del cole.

Preguntarle

A veces simplemente lloran porque no logramos satisfacer una necesidad que para ellos es primordial. Por este motivo a mi me ayuda mucho hacerle preguntas y lograr poco a poco que me vaya contando lo que le pasa. Siempre le digo “Cariño, si lloras mama no entiende lo que necesitas… intenta decirme que te pasa y así intentaré ayudarte”, y a partir de ahí le hago preguntas: “¿te has hecho daño?” “¿Estás enfadada?” “¿Quieres que te ayude con algo?”. No siempre funciona, claro, sino sería muy fácil. Pero en ocasiones me va respondiendo y con paciencia puedo descifrar lo que necesita y así ayudarla!

EMPATIZAR

Muchas veces me doy cuenta que yo misma me pongo objetivos con ella que puede que no sean del todo factibles. Hay días que la piccola puede estar más sensible, que tenga menos hambre o que simplemente, tenga el día tonto, como nos pasa a todos. Son en esos días cuando igual no se cumplen mis expectativas y a veces puede llevar a presionar y lograr un enfado innecesario. La solución es empatizar con nuestros hijos!! Algo que nos olvidamos en muchas ocasiones, pero que es primordial! ¿Que mejor para entenderles que ponernos en su piel? Por ejemplo, normalmente come como un lobo, se lo termina todo y repite normalmente, pero hoy no quiere comer… en vez de presionar e insistir para que nuestro hijo coma y así crear un conflicto, no sería más fácil ponernos en su lugar y pensar que igual hoy, por el motivo que sea, no tiene hambre? También puede ser que no le apetece lo que le hemos puesto en e plato… ¿No sería más fácil preguntarle y entender si no tiene hambre o si es que no le apetece el arroz que le hemos hecho?

EVITAR LOS “NO”

Hay una cosa que me he dado cuenta en los últimos días, más le digo que NO a algo, el enfado se agrava por segundos… Así que en muchas ocasiones intento evitar el NO y le digo directamente lo que SI puede hacer. Por ejemplo, quiere ayudarme a cortar algo en la cocina, pero en ese momento no puedo estar pendiente de ella y prefiero que haga otra cosa. En vez de decirle “No Chloe, ahora no puedes ayudar a la mama!” Lo giro y le digo “Mira, porque en vez de cortar aquí con la mama no vas a tu cocina y me preparas un buen plato de macarrones?” Evito decirle que NO y así ella no lo ve como una prohibición con lo que evito que le de una de sus pataletas innecesarias.

Como puedes ver las técnicas que hemos utilizado no son nada del otro mundo, más bien son siguiendo el sentido común, pensando en el bien estar de la piccola y sobretodo, echándole mucha paciencia y amor. Seguramente cada familia puede encontrar sus propias técnicas que funcionen para sus hijos, como siempre decimos, cada niño es un mundo y lo que nos funciona a nosotros puede que sea así en otra familia. Pero seguro que con un poco de dedicación se puede lograr a obtener un buen resultado.

En resumen, antes de enfadarte con tu hijo en un momento de conflicto o rabieta, piensa que te necesita más que nunca y hazte estas preguntas:

  • ¿Podía haberlo evitado? (así lo tendrás en cuenta y podrás evitarlo la próxima vez)
  • ¿Que emoción esta sintiendo?
  • ¿Como puedo canalizar esa emoción junto a él/ella?
  • ¿Como puedo ayudarle a cubrir su necesidad?
  • ¿Qué técnica puede funcionar mejor?

Seguro que si te respondes poco a poco a estás preguntas conseguirás conocer mejor a tu hijo y entender que es lo que necesita en cada momento, de la misma forma que lo hemos podido lograr nosotros. Así verás una gran mejora en el numero de rabietas que pasa a lo largo del día… ¿Te animas a probarlo? 

 

“Quiéreme cuando menos lo merezca,

porque será cuando más lo necesite”

firma NAryta

banner subscriptores