Chloe & Olivier, Experiencias, Niño/a, Ser mamá

Adaptación en la guardería

Cuando hace unos meses pensaba en la adaptación a la guardería no podía evitar entristecerme un poco. Mi piccola dejaba de estar todo el día conmigo para iniciar su vida de escuela infantil, conociendo otros niños y sus maestras. Ya no íbamos a pasar las 24 horas juntas... y tenía un gran miedo de como se lo iba a coger.

Como sabéis hemos estado siempre juntas desde el día que nació, no nos hemos separado por más de 1 hora, así que el inicio a la guardería suponía mucho para ella, y para que negarlo, también para mi. Me preguntaba como me lo cogería yo también, si la echaría tanto de menos… si estaría triste. Sabía que los primeros días iba a ser duro pero que a la larga era lo mejor para las dos.

En cambio, ahora, cuando pienso en esta adaptación, la palabra que me viene a la cabeza para describir esta experiencia es: IDEAL! Si si, sorprendentemente para mi, ha sido una elección ideal, casi perfecta! Por dos motivos: la piccola va encantada y eso ya es motivo suficiente para sentirme feliz y orgullosa de la elección, pero además, yo me siento de maravilla! Las mañanas me cunden muchísimo y hago tal cantidad de trabajo que antes no hacía ni en 2 días!

Y es que además de ser una guardería muy familiar y que me transmite tanta seguridad, hacen una adaptación progresiva y muy cuidada para ayudar a fortalecer la seguridad y confianza del niño. Y sobretodo, algo que yo consideraba muy importante, los primeros días yo entraba con ella con lo que me ha permitido conocer los otros niños de su clase, la maestra, el ambiente y la forma que tienen de trabajar.

Adaptación a la guardería

Como ya he dicho, el periodo de adaptación de la piccola ya ha terminado, y ha sido un éxito. Os lo cuento a continuación:

SEMANA 1

Martes: Empezamos con solo 1 hora de juegos de 10h a 11h donde entramos el papi y yo en clase y estuvimos todo el tiempo con la piccola. Ella jugó e interactuó con otros niños y en ningún momento se acercó a nosotros. (Buen empiezo, parece que le gusta!)

Miércoles: Lo mismo que el martes, pero en este caso fui yo sola. Estuve dentro de clase con ella y en ningún momento buscó mi atención. Unicamente hacía el final que ya estaba cansada y tenía sueño.

Jueves: El horario es siempre de 10h a 11h con la diferencia que después de 10 minutos de estar ahí, la maestra me invita a salir de la clase y esperarme fuera. Me despido de la piccola con normalidad, me voy y ella continúa jugando. No hay lloro.

Viernes: Alargamos el horario, hacemos de 9’30h a 11h, al igual que el día anterior, después de 15 minutos de estar en clase, la maestra me invita a salir y volver a las 11h a recogerla. De nuevo, me despido de la piccola y me voy. Nada de lloro, aunque esta vez me siguió gateando hasta la puerta y se quedó un poco parada cuando vió que cerraba la puerta dejándola dentro. Al volver la maestra me explicó que no lloró y que solo se quedo quieta por algun minuto, pero enseguida volvió a jugar con normalidad.

SEMANA 2

Lunes: Volvimos a hacer lo mismo que el lunes, ya que después del fin de semana, no quería alargarlo demasiado.

Martes: Alargamos el horario, esta vez de 9h a 11h y nos despedimos en la misma puerta de la guardería, hoy no entro en clase con ella. Llegamos, la pongo los calcetines anti-deslizantes y en cuanto sale la maestra para darnos los buenos días, ella se lanza hacía la puerta para ir a jugar con los otros niños dentro 🙂 Casi ni se despide de mi 🙁 Pero me voy feliz sabiendo que ella esta contenta con sus nuevos amigos! Este día también hizo el mini desayuno con el resto de los niños.

Miércoles: Volvemos a alargar el horario, de 8:30h a 12h y hará mini desayuno y comida con todos los demás. Nos despedimos en la puerta y de nuevo se lanza a los brazos de la maestra! WOW! Esta in love con su profe! (Me gusta!) Al volver me cuentan que se ha portado genial, no ha llorado en ningún momento y que se ha comido toda la comida. Lo único “negativo” que la maestra intentó hacerla dormir y no hubo manera, por muy cansada que estuviera no quería oír ni hablar de dormir.

Jueves: Ampliamos el horario una vez más, y hacemos de 8h a 12:30h. Una pequeña variación, no la llevo yo sino su padre que será el encargado de llevarla todas las mañanas, y aun así, llegaron y ella se lanzó dentro! No le dio ni un beso a su papi! Cuando la fui a recoger estaba muy cansada, pero la maestra me dijo que esta vez si que había logrado hacerla dormir! 🙂 (Yupiiiii pensé… con el miedo que yo tenía de que diera guerra… como sabes ella solo de duerme en el pecho)

Viernes: No hemos podido terminar la semana porque la piccola cogió un resfriado espantoso y ha acabado con fiebre, así que nos hemos quedado en casa! Empezamos con las enfermedades de la guardería… 🙁 Pero bueno, aun así doy por terminado el periodo de adaptación y muy satisfactoriamente! 🙂

Por suerte la piccola no ha llorado ningún día, pero como me dijo la maestra de su grupo, en algún momento sacará fuera sus emociones respecto este cambio. Y eso no quiere decir con el llanto. De echo la piccola por el momento, tiene una gran mamitis por la tarde y la noche, se pasa mucho tiempo enganchada al pecho y tiene mucha necesidad de contacto físico conmigo, pero yo tengo paciencia y se lo doy, porque sé que esa es la forma de reforzar su seguridad.

Personalmente recomiendo que la adaptación sea parecida a la nuestra, si la mama acompaña al niño en sus ratos de juego, él/ella asocia la guardería con un momento bueno por lo que le queda un buen recuerdo y los días sucesivos va con alegría! Además, si te ve entablar relación y conversación con la maestra, será tentado de cogerle confianza antes ya que la verá como si fuera una amiga de mamá 🙂 En todas las guarderías que he oído hablar y a las que me he ido a informar (Aquí en Italia) hacen este tipo de adaptación. Pero por lo que sé, en España no lo hacen en todas… 🙁 Una pena!

¿Como ha sido vuestra adaptación? ¿Supuso cambios de comportamiento en tu piccolo/a?¿Como lo cogiste tu? ¿Estas contenta de la decisión?

banner subscriptores